domingo, 21 de junio de 2009

EL CAMINO

UN GUERRERO DE LA LUZ SABE ESCUCHAR, POR QUE DESEA APRENDER, PARA LUEGO PODER AYUDAR.
EL ALQUIMISTA Y GUERRERO DE LA LUZ


He tenido que hacer una pausa en el camino, el año próximo espero continuar en el mismo punto donde lo dejé, Ponferrada, me queda todo un año para preparar el último tramo del “Camino”.
Ha sido y es un largo camino, desde el día que lo empecé corría el año 2004, han sucedido muchas cosas en estos casi cinco años, unas buenas y otras menos buenas, lo importante es que han pasado, las he vivido, he aprendido y continuo aprendiendo.
Un consejo, para los que decidáis realizar el Camino de Santiago.
Hay muchas maneras de vivir el “Camino”, la que tu elijas estará bien, esa manera de vivirlo es la que necesitabas, cógela y actúa según sientas en tu interior.
Mis más sinceras gracias, a tod@s aquellos peregrinos que hemos compartido un poco de nuestras vidas en el “Camino”, ánimo a todos aquellos que llegareis a Santiago, ya queda poquito, adelante Guerreros.
No será fácil volvernos a ver, ¿Quién sabe, quizás en otra gesta?
El camino de la vida sigue, para que sigamos paseándonos con los que habitualmente te paseas, por mi parte intentaré aplicar a mi paseo diario, lo que he aprendido en el camino.


Gracias a Marisa, Maite, Manolo, Esteban, Jorge, Henry, Ans, Heraclio, Amy, Javier, Juan Antonio, Toré y a todos vosotros que me habéis ayudado en el camino.


“Si fracasamos estaríamos desilusionados, pero estaríamos perdidos si no lo intentamos.”
EL ALQUIMISTA Y GUERRERO DE LA LUZ



Un guerrero de la luz nunca olvida la gratitud.
Durante la lucha, fue ayudado por los ángeles; las fuerzas celestiales colocaron cada cosa en su lugar, y permitieron que él diera lo mejor de si.
Los compañeros comentan:<<¡Que suerte tiene!>> Y el guerrero a veces consigue mucho más de lo que su capacidad permite.
Por eso cuando el sol se pone, se arrodilla y agradece el Manto Protector que lo rodea.
Su gratitud, no obstante, no se limita al mundo espiritual; el jamás olvida a sus amigos, porque la sangre de ellos se mezcló con la suya en el campo de batalla.
Un guerrero no necesita que nadie le recuerde la ayuda de los otros; él se acuerda solo y reparte con ellos la recompensa.

“MANUAL DEL GUERRERO DE LA LUZ” Paulo Coelho

3 comentarios:

marga dijo...

"Un guerrero de la luz nunca olvida la gratitud".
Gracias...

Anónimo dijo...

Guerrero de la luz: Soy "Maga Blanca", me encanto tu relato sobre "El Camino". Siempre te echo de menos, que Dios te bendiga!

el alquimista dijo...

Gracias ......y que Dios nos bendiga a todos.